Mi hijo Alex encontró este escrito en Cusco (Perú) y me pareció muy interesante. Aquí lo comparto con vosotros:

 

“Soy de la idea de que algunos hombres nacen fuera del lugar correcto. Por accidente han sido expuestos a ciertos ambientes, pero ellos siempre sienten cierta nostalgia por ese lugar que no conocen.

Son extraños en su lugar de nacimiento, y los senderos cubiertos de hojas que conocen desde la niñez y las atestadas calles en las que han jugado, no son más que un lugar de paso.

Puede que transcurran sus vidas enteras como extranjeros entre sus semejantes y se mantengan apartados de los únicos lugares que han conocido.

Tal vez sea esta sensación de ser extraños en su propia tierra la que envía a lo hombres a lo largo y a lo ancho en busca de algo permanente a lo que puedan aferrarse.

Tal vez algún atavismo muy arraigado devuelve al viajero a tierras cuyos ancestros abandonaron en los comienzos de la historia.

Algunas veces, un hombre llega a un lugar que misteriosamente siente que pertenece.

He aquí el espacio que buscaba, y se asentará en lugares que nunca antes vio, rodeado de personas que no conoce, como si le fueran familiares desde siempre. Aquí finalmente encuentra el descanso”

Categorias: Sin categoría

Leave a Reply